Abogados para la Ley de Segunda Oportunidad

1.- ¿Es necesario Abogado para la Ley de Segunda Oportunidad?

James Stewart en Martar un Ruiseñor

En primer lugar, te puedes estar preguntando si es necesario un Abogado para la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad.

(Si ya lo tienes claro pulsa el botón.

Contacta.

Si no, sigue leyendo)

Pues sí y no.

Si cogemos la Ley, tal cual, para iniciar el procedimiento para la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad no es imprescindible contratar un abogado. Pero, en realidad, sí es necesario. O, al menos, muy conveniente.

Sí, ya sé lo que estás pensando. Dices: “Claro, como tú eres abogado, dices que sí para captar clientes”

Te equivocas. El punto está en la realidad. Te cuento.

1.1. ¿Por qué es muy conveniente contratar un abogado si te vas a acoger a la Ley de la Segunda Oportunidad?

Porque sí que vas a poder iniciar los trámites por tí mismo. Pero vas a ver como te conviene la ayuda.

Es como querer escalar el Everest sólo. ¿Se puede? Sí. Algunos lo han hecho. Pero es más fácil con un sherpa ¿no? Alguien que te lleve la mochila. Alguien que conozca el terreno.

Vas a poder ir al notario o al registrador mercantil y pedirle que inicie los trámites. Aquí te surge la primera duda. No sabes si te corresponde el notario o el registrador mercantil.  No sabes si tirar por la ruta norte o la ruta oeste. O incluso la Cámara de Comercio, Industria y Navegación. Ésta última la descartas rápido porque no eres marinero. Es broma. La respuesta es notario si eres consumidor, Registro Mercantil o Cámara de Comercio si eres empresario.

Una vez que has decidido ante quien presentarlo tienes que cumplimentar el formulario. Pero no cualquier formulario sino el aprobado por orden ministerial e iniciar el procedimiento. Aquí te surge la segunda duda: ¿de qué formulario me estás hablando? (Venga que soy buena gente, te pongo un enlace al formulario) Por cierto, si consigues que el formulario no se descalabre cuando lo vas a editar me cuentas cómo se hace. Yo creo que lo diseñó un becario fumado. Si lo quieres hacer mal te lo propones y no te sale un churro de ese tamaño. En serio.

Ya tienes tu formulario cumplimentado y has seleccionado el notario. Lo siguiente que puedes percibir es que en la notaría no te reciben con los brazos abiertos. No te preocupes, no eres tú. Es lo que llevas. Lo primero, porque es un trabajo bastante engorroso. Lo segundo y principal: porque está mal remunerado. Tan mal remunerado que una parte del trabajo del notario es gratis. Sí, como lo oyes, gratis. Les han impuesto a los notarios que una parte de su trabajo además de engorroso sea gratuito. Y claro, se mueren de ganas de hacer cuantos más mejor.

Después de que en la notaría hayan sacado el champán de la nevera al verte entrar con tu flamante formulario vas a tenerles que convencer de que te lo tramiten. Algunos, los más profesionales, harán el trabajo y punto. Otros intentarán convencerte de que te marches por donde has venido. Directamente o, casi seguro, poniéndote todas las pegas del mundo. Por eso es bueno conocer el alcance de tus derechos y sus correlativas obligaciones. Y créeme que puede no resultarte fácil. Te vas a enfrentar a pesos pesados del Derecho.

Venga. Suponemos que ya has saltado las dos primeras vallas de tu particular carrera de obstáculos hacia la salida de la ruina. Una vez que hayas conseguido que arranque el intento de Acuerdo Extrajudicial de Pagos el notario, o el registrador, intentaran nombrar mediador concursal. Digo intentarán porque esto no siempre se consigue y, a veces, la fase extrajudicial termina ahí. Si termina ahí no te queda otra que ir al abogado. Y eso no es porque lo diga yo es porque lo dice la Ley.

Suponemos nuevamente que, en algunos casos ya es mucho suponer, has llegado hasta aquí sin salir corriendo a buscar un abogado que te ayude con la Ley de Segunda Oportunidad. Te han nombrado un mediador y ahora tienes que proponer un Plan de Pagos. ¿Y qué Plan de Pagos propongo? ¿Dónde están los límites legales? ¿Los hay? ¿Qué dice la jurisprudencia? ¿Hay otros argumentos legales fuera de la Ley de Segunda oportunidad?

Y aquí ya entramos en terreno favorito de los abogados. Más aún en los casos de ser abogados de la Ley de Segunda Oportunidad: depende. El Plan de Pagos debe ser viable económicamente, y que suponga un verdadero esfuerzo de pago por parte del deudor. De hecho recientemente el Tribunal Supremo dictó una sentencia que denegaba la “exoneración del pasivo insatisfecho” (en cristiano: el perdón de las deudas) a un deudor que había planteado que le perdonasen el 100%. Lo que oyes. El figura pretendía irse sin pagar un euro. Y le dijeron que tururú. Normal. Aunque tengas poco hay que intentar pagar algo hombre. Treinta euros al mes, veinte,… algo.

Suponemos que planteas un buen acuerdo a tus acreedores. Uno hecho con sentido común. Que al mediador le parece un acuerdo adecuado y viable. Y lo propone a los acreedores. Pero aquí llega la sorpresa: más del 95% de las propuestas no son aprobadas y acaban en concurso consecutivo.

Sí amigo. Después de la carrera de obstáculos, de las aspirinas consumidas para el dolor de cabeza y de los Trankimazines ingeridos para evitar cortarte las venas, y ahorrarte unos euros, claro, vas a tener que, contratar a un experto abogado en la Ley de Segunda Oportunidad. Como hubiese dicho mi padre: “Para ese viaje no necesitabas alforjas”.

1.2 ¿Por qué es necesario contratar un abogado para la Ley de Segunda Oportunidad?

Como ya te hemos explicado más arriba, la inmensa mayoría de los Acuerdos Extrajudiciales de Pagos terminan en concurso consecutivo. Y en este punto la Ley Concursal nos dice en su artículo 184.2 lo siguiente:

2. El deudor actuará siempre representado por procurador y asistido de letrado sin perjuicio de lo establecido en el apartado 6 de este artículo.”

Por lo tanto, como lo más probable es que acabe en concurso hay que tener en cuenta otro asunto fundamental: la culpabilidad o no del concurso. Y esto es vital analizarlo antes de dar el primer paso. Porque si arrancas el procedimiento y no se aprueba el acuerdo extrajudicial de pagos, vas a concurso. Y si vas a concurso se analiza la culpabilidad o no. Y si el concurso es culpable no sólo no se exonerar las deudas, sino que no puedes volver a pedirlo en los cinco años siguientes. Es decir, seguirás en tu situación de ruina. Después de todo lo que has pasado. Y de lo que has gastado. De pasta y de salud. Si fueses gato te has dejado una vida, por lo menos.

Así es que sí es necesario contratar un abogado para tramitar la Ley de Segunda Oportunidad. Ahora hay que seleccionarlo.

2.- Seleccionar abogado para la Ley de Segunda Oportunidad.

Te voy a contar un secreto. Los abogados de forma legal no somos especialistas. No hay una titulación específica de penalista, matrimonialista o civilista. La especialidad nos la da la formación posterior y, sobre todo, la experiencia.

Cuando buscas abogado experto en la Ley de Segunda Oportunidad hay que mirar lo mismo que cuando estás buscando abogado para cualquier otro asunto. O a cualquier profesional. Conocimientos y experiencia.

¿Y cómo detectamos ambas cosas?

La forma tradicional de buscar abogado ha sido, y aún tiene un fuerte tirón, el boca a boca. Si sabes de un amigo que se ha divorciado y tu te vas a divorciar pues le preguntas y, si le fue bien, te da el teléfono y sigues adelante. Si le fue mal ya lo sabrás. Te lo habrá contado sin que se lo preguntes. Varias veces.

Esta fórmula tiene el inconveniente de que le tienes que contar a tu amigo que estás barajando divorciarte. Y aunque sea tu amigo, igual no te apetece contárselo en ese momento.

A día de hoy, la aparición de internet ha facilitado mucho las cosas. Desde tu propia casa y sin necesidad de contarle tus problemas a nadie puedes identificar a un abogado experto en cualquier materia. ¿Cómo?

Todos los abogados, o casi todos, tenemos blogs o páginas web, perfiles en redes sociales. En ellos hablamos de nuestra experiencia, nuestros conocimientos, los casos que hemos llevado, los problemas que han surgido. Bueno, en twitter y facebook también de chorradas. Incluso en muchos de ellos hay una página con una presentación o un breve curriculum. Vamos, el típico, sobre mí, de un blog. O si es una página corporativa: nuestro equipo.

Así que para buscar un abogado de segunda oportunidad, tendrás que comprobar que ese abogado escribe sobre segunda oportunidad, que ha llevado algún caso de segunda oportunidad, que hay alguna sentencia sobre concurso de persona física, que ha alcanzado algún Acuerdo Extrajudicial de Pagos,…

Pero, si has estado atento al post, te habrás dado cuenta de que hay un problema. Exacto. La ley es  reciente y se ha aplicado poco. Esto se traduce en que hay poca trayectoria y poco escrito sobre el tema con experiencias reales.

Entonces, ¿a que temas se han dedicado anteriormente los que ahora trabajan como abogados de segunda oportunidad? Te voy a dar cuatro pistas. Ninguna es imprescindible pero todas son buenos indicadores.

2.1 Que sean administradores concursales.

Y, Pedro, ¿Qué tienen que ver los administradores concursales con los abogados de segunda oportunidad?

La segunda oportunidad es una parte del Derecho concursal. Además en la mayoría de los casos como el intento de Acuerdo Extrajudicial de Pagos habrá sido eso, un intento, acabará en concurso de acreedores. ¿Y quién conoce mejor el concurso de acreedores? ¡Exacto!: el administrador concursal.

Ya tienes la primera pista. Tu abogado de segunda oportunidad tiene que haber sido administrador concursal.

2.2 Que sepan de derecho bancario.

Y derecho bancario… ¿a santo de qué necesita un abogado de segunda oportunidad saber derecho bancario? En muchos casos, por no decir en todos, los bancos representan al grueso de los acreedores. Por eso es importante saber todas las triquiñuelas del derecho bancario.

Y ¿qué es el derecho bancario? Pues, en lo que aquí nos interesa, todo lo que tiene que ver con préstamos hipotecarios, préstamos personales, cláusulas abusivas (los bancos son expertos en su uso: cláusulas suelo, gastos hipotecarios, vencimiento anticipado,…), tarjetas de crédito,…

Ya tienes la segunda pista para seleccionar abogados para la Ley de Segunda Oportunidad.

2.3 Que hayan llevado situaciones de crisis de particulares: sobreendeudamiento, daciones en pago, cesiones de crédito, fondos buitre,…

Esta es aún más obvia que las anteriores. La segunda oportunidad es una nueva forma de gestionar las situaciones de crisis económica personal. Y solucionarlas. Por este motivo, los mejores abogados de segunda oportunidad son los que ya han estado relacionados con situaciones personales de crisis.

Más aún. A veces, no es necesario llegar a usar la Ley de Segunda Oportunidad para solucionar la situación. Pocas veces pero es bueno tenerlo en cuenta.

Y para tenerlo en cuenta lo tiene que hacer alguien que conozca el tema. Difícilmente se le va ocurrir a alguien proponer una dación en pago si nunca la ha utilizado. Ni negociar una  con un fondo buitre si nunca lo ha hecho.

2.4 Y si tienes hipoteca, que conozca el Derecho hipotecario.

Tienes razón. Esto está también enlazado con “saber de derecho bancario” del apartado segundo. El préstamo hipotecario es la operación bancaria por excelencia. Esa por la que casi todos pasamos alguna vez en la vida.

Y si estás en una situación de insolvencia y tienes una casa pues es importante tenerlo en cuenta para seleccionar al abogado que te va a llevar tu segunda oportunidad.

Ahora tienes la pelota en tu tejado. Ya tienes los criterios para elegir a tu abogado de segunda oportunidad. Sólo tienes que hacerlo.

Si quieres contar conmigo pulsa en el botón de contacto y te llamaré lo antes posible.

Contacta.

Y si no, pero te ha resultado interesante el artículo compártelo en tus redes sociales. Seguro que puede ayudarle a alguien a acertar en su elección.

 

About Pedro

Soy abogado de Pamplona especializado en Derecho inmobiliario, urbanístico, hipotecas,... Pedro José Martínez Recalde
No comments yet.

Deja un comentario